Fotografía y Pintura Digital

sábado, 6 de abril de 2019

martes, 6 de marzo de 2018

sábado, 23 de septiembre de 2017

Los colores de los pueblos nahuas

Sus materias primas y simbolismo
 Y su equivalente en el sistema RGB.
Los colores en Mesoamérica. Era un concepto muy importante y se les encontraba en cualquier momento de su vida. Cuando se alimentaban, combatían, cuando platicaban con sus dioses, en sus libros históricos, administrativos, religiosos y de medicina y en todas las demás actividades.
            En el libro 11 del códice florentino y en particular el capítulo 11 “De los colores de todas maneras”. Se refiere a todo un Tratado de pintura nahua. El tratado divide los colores de acuerdo a su materia prima, ya sean plantas, insectos o minerales. Como los tratados de la pintura de Leonardo Da Vinci o el tratado de la pintura y el color de Plinio o el de León Battista Alberti. Todos ellos hablan de la técnica de la pintura y de los colores, sin importar época o lugares.
            El tratado mexica contenido en el Códice Florentino está dividido en cuatro capítulos: 1.- De la grana y de otros colores finos; 2.- De otro colorado no tan fino y de otros colores; 3.- De ciertos materiales de que se hacen colores y 4.- De los colores compuestos.
            Se encuentran los colores saturados, vivos y claros; diluidos, opacos y oscuros.
            Se encuentran separados los colores primarios (rojo, azul, amarillo, blanco y negro. El secundario obtenido mediante mezclas de los primeros (verde, morado, café y ocre).
            Las tintas son descritas en forma aparte.
            El especialista para la fabricación, manejo y mezclas estaba en manos de los especialistas, llamados tlacuilos. Y el lugar en donde se llevaba a cabo esta actividad era el Tlacuillolcalli (Taller de pinturas).
            Tlapalli significa color y tlapaleria es el lugar donde se venden los colores en la actualidad y es un recuerdo del México antiguo y la validez que tiene el idioma nahuatl en la actualidad.
            Como hemos visto hasta ahora, en el México antiguo estaban rodeados de un lenguaje cromático en todas sus actividades de la vida cotidiana. Como ejemplos están:
                        a) Iztaccíhuatl             Mujer blanca;
                        b) Iztacayotl               blancura;
                        c) Iztacamatl               papel blanco;
                        d) Iztac otli                 vino blanco;
                        e) Iztac teocuitlatl      plata;
                        f) Iztlatl                      sal;
                        g) Tlilatl                      agua negra;
                        h) Tlixochitl                flor negra, vainilla;
                        i) Tliltic tepoztli          hierro;
                        j) Tlapallan                  lugar del rojo
                        k) Tlapaltototl             pájaro rojo;
                        l) Coztomatl               tomate amarillo;
                        m) Iztac ytilma           vestido de blanco;
                        n) cozauhqui               amarillo;
                        ñ) Teocuitlatcoztic      oro, metal;
                        o) De la misma forma existen palabras que tenían como prefijo: xiuhuitl, azul o xiuhuitl, verde.
            La religión para los pueblos nahuas tenía un contenido cotidiano y también se encontraba asociado al color.
            Antes de continuar debemos de recordar que entre los pueblos nahuas no existían los conceptos de dios y mucho menos del infierno, en su lugar estaban los conceptos de Tecuhtli e inframundo, aun cuando no tenían los mismos significados. Los conceptos de dios e infierno que la cultura occidental cristiana han tratado de hacerlos equivalentes, junto con la palabra Teotl, que en nahuatl tiene el significado precioso. Como ejemplo para que nos quede más claro, tenemos a Ometeotl, Señor dos o dualidad preciosa. Era la divinidad suprema y el principio fundamental de todo lo que existe. Es el principio creador, el que permite la vida en la tierra, queda el color y el abrigo a los macehuales.
            Xiuhtecuhtli, el Señor del fuego, del año, también conocido como el Señor azul. Como Señor del fuego permite la vida en la tierra. También participaba en la ceremonia del fuego de cada año, cada cuatro años y en la más importante de todas ellas cada 52 años, al dar el inicio al nuevo siglo.
            Narra la leyenda de los soles que sólo existía un cielo llamado Decimotercero, en donde vivía Ometeotl y Omecihuatl, su esposa; Señor y Señora dos. Los Seres Supremos, no tenían ni principio ni fin, eran por tanto, eternos.
            Esta pareja divina tuvo cuatro hijos: Tezcatlipoca negro, también conocido como Espejo Humeante; Huitzilopochtli, el Señor de la Guerra, patrono del pueblo mexica, el descarnado, negro porque de ese color es la obsidiana y representa a las armas; Tezcatlipoca rojo y Quetzalcoatl, Serpiente divida o serpiente con plumas, Señor de la Fertilidad; su color era el blanco.
            Por otra parte Cozamalotl, el arco iris. La Serpiente Blanca, en su imagen divina y terrestre adquiriendo todos los colores que los proyecta por los cuatro destinos, hacia los puntos cardinales.
            Cada uno de los destinos o puntos cardinales son:
                        Este                 rojo                 Tezcatlipoca azul
                        Oeste              blanco             Quetzalcoatl
                        Sur                  azul                 Huitzilopochtli
                        Norte              negro               Tezcatlipoca negro
                        Centro             verde.
            En el amoxtli (códice) Vaticano se describen los doce cielos nahua. Nosotros sólo describiremos los seis superiores como ejemplo, de la importancia que tenía el color entre los pueblos nahuas:
            Cielo 12.- Omeyocan: Lugar de la dualidad, morada de Ometecuhtli y de Omecihuatl, su mujer; los eternos, no tuvieron principio ni tendrán fin. En donde abunda el placer y la riqueza.
            Cielo 11.- Teotlatlauhco: Casa del Señor Rojo; el Señor del fuego. El cielo estaba pintado de rojo con algunos rayos de luz para expresar la creación del mundo fue el fuego terrestre.
            Cielo10.- Teocozauhco: Señor Amarillo. El Señor del fuego celeste, el Sol se encuentra representado con rayos amarillos.
            Cielo 9.- Teoiztac: Casa del Señor Blanco. La estrella vespertina, la luz blanca. En esta casa se encuentran los 400 hombres creados por Tezcatlipoca para que el sol comiera y eran de cinco colores:
            Cielo 8.- Iztapannanazcayon. El cielo de las tempestades, en donde vive el Señor Negro Mictlantecuhtli, el Señor de los muertos. Aquí vive también la luna.
            Cielo 7.- Ilhuicatl Xoxouhco. El cielo azul que se ve de día. Viven las culebras de fuego, creadas por Xiuhtecuhtli, de gran poder, emiten colores diferentes.
            El tres es el Tenamaztli, o las tres piedras del fogón.
            El cuatro está asociado a los cuatro rumbos de la milpa.
            El negro representa a las armas, porque es el color de la obsidiana. El amarillo simboliza a los alimentos, porque es el color del maíz. Rojo es el símbolo de la sangre. Azul simboliza el auto sacrificio y el verde a la nobleza.
            El color en la vida cotidiana se expresaba los solteros se pintaban de negro el cuerpo y la cara. Los casados se pintaban de rojo; el negro cuando ayunaban y los prisioneros eran pintados de negro con rayos blancos.
            Por otra parte los sacerdotes se pintaban de azul. Las bolas de copal se pintaban de turquesa brillante y por último los magos se pintaban de negro con una pintura facial en forma de antifaz- El color de luto en Mesoamérica es el rojo, lo mismo que el Señor de la Muerte.
            Y como se puede suponer, al ser un pueblo religioso los Grandes Señores también tenían sus colores: había un Tezcatlipoca rojo y negro; Quetzalcoatl era blanco, mientras que el patrono de los mexicas, Huitzilopochtli, era azul.
            El color también estaba en la alimentación, los llamados cintli o tlayolli, fueron creados por Quetzalcoatl, según relata la leyenda y se refiere al maíz o maíz desgranado, y eran cuatro: maíz blanco; maíz rojo o colorado; maíz amarillo y maíz pinto.
            Aparte del maíz a Quetzalcoatl se le atribuye la creación de todas las cosas buenas o afortunadas sobre la tierra. Todas estas artes se las enseño a su pueblo Tolteca, el cultivo; metalurgia; la escritura sagrada, roja y negra; la escultura; arquitectura; la pintura y el arte plumario.
            En su obra Historia antigua de México, Francisco Javier Clavijero; nos presenta un tratado de pintura en donde nos describe los colores en uso en Mesoamérica y su materia prima, de donde se obtenía, así como una descripción para su elaboración (Óp. Cit. pág. 350 – 351).
            Estas materias primas eran: azul del añil, una vez cocido; colorantes de origen vegetal, como son: flores, tallos hojas maderas, semillas y raíces; Minerales, como: negro de humo, óxidos de hierro, tizas y tierras; con los que lograban colores: rojos, azules, blancos y negro.
            Sahagún en su obra monumental nos dice: la cochinilla que aparece en las hojas, conocida como grama fina (nocheztli, sangre de tuna). Esta grama ya purificada y convertida en panecillos, era vendida en los mercados por los tlacuilos (pintores) y los tintoreros. Era el color rojo (cuacocoztic).
            Existía también una grana de baja calidad, mezclada con harina, llamada tlapalnextli.
            De tierra caliente se traían unas flores amarillas, con las cuales se obtenían un tinte de color amarillo fino, llamado Xochipalli.
            De unas hierbas que crecían de la misma región anterior traían las xiuhquilitli. Con este material después de procesarlo obtenían un azul oscuro muy resplandeciente, muy apreciado, al que llamaban matlalli. Del mismo material podían obtener un azul claro o celeste llamado texotli. El procedimiento para obtener estos colores consistía en remojar las hierbas y exprimirla para tener un zumo, lo almacenaban hasta que estuviera cuajado.
            Se utilizaba para componer colores la piedra de alumbre y tierra de bermellón.
También contaban con una greda grisácea que llamaban tizatl.
            Mezclando zacatazcalli (amarillo) con xoxouhtli (azul celeste) y Tzacutli (verde) se obtenía matlaltic (verde oscuro). El morado también es un color producto de la mezcla de greda colorada con alumbre de mextitlan. Si mezclamos una proporción mayor de zacatazcalli (amarillo) y texotli (azul claro) tendremos quiltic (verde claro fino). Este quiltic se obtenía moliendo hierba tierna.
            Con la planta del índigo se obtiene el texotli (azul). Sabemos que el cuacocoztli o chichiltic (rojo) se obtenía de la cochinilla, parecido a la sangre; el rojo oxido, de la hematita, oxido de fierro; cinabrio, sulfuro de mercurio.
            El café y el morado lo lograban mezclando chichiltic (rojo) con agua de cal.
            El matlalli (azul intenso) estaba asociado con el fuego y por tanto era considerado como algo precioso.
            No toda la materia prima para elaborar las pinturas por parte de los tlacuilos se conseguían en el valle, por ejemplo la arcilla blanca era importada de las tierras mayas de Yucatán por los Pochtecas (mercaderes del comercio exterior).
            Para los nahuas, los cielos representaban algo precioso y lo pintaban con azul maya como fondo cuando pintaban escenas del sol, la luna y las estrellas. También lo usaban para pintar las capas de los nobles, las diademas y las joyas del Tlatoani (Él que habla).
            Como es de suponerse los amoxtli era pintados con toda la paleta disponible, ya fueran las manos, los pies, la cara, el cuerpo, las flores y los demás componentes de la obra.
            Anderson en su obra nos dice”… los términos del nahuatl que se aplicaban a los distintos colores se traducían a los idiomas europeos sin mucha precisión” y nos reproduce el poema del buen tlacuilo (pintor).
“El buen pintor
“Tolteca (artista) de la tinta negra y roja
“creador de las cosas con el agua negra…
“conoce los colores, los aplica, sombrea.
“Dibuja los pies, las caras,
“traza las sombras, logra un perfecto acabado.
“Como si fuera un Tolteca
“pinta los colores de todas las flores”
            En el cuadro siguiente hemos intentado reproducir los colores de la paleta de los tlacuilos nahuas. Como sabemos que los colores serian reproducidos con diversos tonos, hemos anexado el diagrama de los mismos con el sistema RGB, después del nombre del color en nahuatl y su equivalente en español. Cuando se intentó compararlos con los colores de los amoxtli (códices) sus tonos no coincidían por haberse degradado por el tiempo y en la mayoría de las veces por el mal manejo y el sistema de resguardo inadecuado.
Aun así hemos querido registralos para dar una idea de los mismos a las generaciones actuales.
Cuadro
Nombres
Modo de Color
R (rojo)
G (verde)
B (azul)
Zacatazcalli
Amarillo
255
229
151
Coztic
Amarillo intenso
246
200
32
Tecozahuitl
Amarillo ocre
216
174
61
Xiuhuitl
Azul
64
63
149
Toxpalatl
Azul agua
176
221
215
Taxotli
Azul celeste
151
192
211
Cuitlatexotli
Azul manchado



Xiuhuitl mayahuetl
Azul maya
91
137
150
Matlalli
Azul oscuro
37
93
168
Tlaliac
Azul turquesa
35
151
162
Iztac
Blanco
255
255
255
Tizatl
Blanco grisáceo o cal
163
165
181
Chiotl
Blanco moteado



Quapachtli
Café claro
175
131
95
Nahuatl
Español
R (rojo)
G (verde)
B (azul)
Cacamoliuhqui
Morado
133
62
146
Yapalli
Morado oscuro
115
69
133
Tliltic
Negro
94
63
58
Tliltic tecolli
Negro carbón
25
25
25
Huizache
Negro intenso
66
70
79
Yayauhqui
Negruzco
92
92
94
Itztli
Obsidiana
0
40
0
Tlalcozahuitl
Ocre
43
75
61
Tlatlauhqui
Rojo
224
54
66
Tlapalnextli
Rojo ceniciento
224
138
154
Tlahuitl
Rojo oxido
186
84
153
Cuezatli
Rojo vivo
234
50
60
Xochipalli
Rosa
244
200
197
Xocoatole
Rosa morales
176
82
157
Xiuhtic
Turquesado
118
197
188
Xiuhuitl
Verde
148
177
93
Chalchihuitl
Verde azul
79
135
144
Quiltic
Verde claro fino
177
210
72
Quilpatli
Verde intenso
115
170
78
Nochtli
Verde medio
133
173
77
Matlaltic
Verde oscuro
74
129
77
Xiuhuitl quetzalli
Verde quetzal
67
151
142
Matlaxochitl
Violeta
139
60
148



Bibliografía
            Anderson Arthur JO.
            Materiales colorantes prehispánicos.
            Estudios de Cultura prehispánica
            Instituto de Historia
            Vol. IV           México 1963              pág. 73 – 83

            Clavijero Francisco Javier
            Historia Antigua de México
            Editorial Porrúa                      Sepan Cuantos Núm. 29
            12 ediciones                           México 2014
            Prologo Mariano Cuevas

            Ferrer Eulalio
            El color entre los pueblos nahuas
            Estudio de Cultura Nahuatl
            Instituto de Investigaciones Históricas
            Universidad Nacional Autónoma de México
            Núm. 31          México 2000              pág. 203 – 219

            Magaloni Kerpel Diana
            Los colores del Nuevo Mundo
            Artistas, materiales y creación del Códice Florentino
            Universidad Nacional Autónoma de México
            Dirección General de Publicaciones y Fomento Editorial
            Instituto de Investigaciones Estéticas
            Colaboración con The Getty Research Institute
            México 2014                                      67 páginas.

            Martí Samuel
            Simbolismo de los colores, deidades, números y rumbos
            Estudios de Cultura Nahuatl
            Instituto de Historia               UNAM
            Vol. II             México 1960              pág. 93 – 127

            Sahagún Fr Bernardino
            Historia general de las cosas de la Nueva España
            Editorial Porrúa.         Sepan Cuantos Núm. 300
            10 edición                   México 1999
            Preparado para la prensa por Ángel María Garibay K